Cuando Fringe cruzó el límite…

Cuando Fringe cruzó el límite…

De cómo la tercera temporada de ‘Fringe’ me convirtió en una fan incondicional. O algo…


AVISO: SPOILERS, SPOILERS EVERYWHERE. LUEGO NO DIGAS QUE NO AVISÉ

fringeseason3cover

El mayor error que se comete al hablar sobre Fringe es mencionar The X-Files (o Expediente X, lo que más rabia os dé), incluso considerarla como sucesora, un error que yo misma cometí la primera vez que hablé sobre esta serie y que no le hace justicia. Sin embargo, resulta algo imposible dadas las circunstancias, y aún más cuando tras ver la primera temporada (bastante meh, por cierto) mantenemos esa sensación de dèjá vu constante, con similitudes en los casos que investigan Dunham y compañía con los que vimos con Mulder y Scully, y es que no es para menos:

Para empezar, uno de los primeros episodios de Fringe, “Power Hungry” (1×05) recuerda a “D.P.O.” (3×03) de Expediente X. En las dos ocasiones, el asunto trata sobre un hombre que puede absorber la electricidad. Ahora que lo pienso, inFamous también me recuerda a cada uno de los casos, pero esa sería otra historia. Ya en la segunda temporada, “Earthlighting” (2×06) vendría a ser una mezcla entre “Trevor” (6×17), “Space” (1×09) y “Soft Light” (2×23), casos vistos en la serie creada por Chris Carter; el siguiente, “Of Human Action…” (2×07), lo pudimos ver en Expediente X con temática similar en el episodio “Pusher” (3×17) y en ambas ocasiones, el asunto va sobre un sujeto que puede influir sobre la voluntad de las personas; incluso el episodio que nos colaron en la segunda, “Unearthed” (2×11) recuerda a “Lazarus” (1×15) de Expediente X, la cuestión en ambas es la resurrección y por último pero no por ello menos importante, tenemos el episodio “What Lies Below” (2×13) que ya el tema en sí, recuerda a todo el asunto del aceite negro que vimos en Expediente X; por nombrar algunos que ahora recuerdo, aunque puede que me deje a otros en el tintero (ejem, “Immortality”, ejem).

Como veis, las similitudes son más que evidentes. Sin embargo, a medida que avanza, esas similitudes terminan convirtiéndose no más que en meros guiños, desarrollando un arco mitológico propio y que nada tiene que ver con la serie de Chris Carter. Es por ello que no considero justo seguir comparándola con Expediente X, pero allá cada cual…

Después de esa primera temporada que pasa con más pena que gloria, en la que abundan los capítulos autoconclusivos y los detalles del argumento principal se van desvelando con cuentagotas, en la que todo apunta a que Massive Dynamic son los malos de la película cuando no lo son, llega la segunda temporada que consigue, sobre todo con el episodio doble de la season finale, disipar cualquier duda que tengamos en cuanto a la serie. Tanto para bien como para mal. Ese intercambio deja el listón muy alto para la tercera temporada que hará que resulte difícil superar las expectativas.

Olivia durante su crisis de identidad

A estas alturas, resulta increíble pensar que en un principio fuera reacia a ver esta serie, y es que tras haber visto las tres temporadas que componen la serie hasta el momento (con el inminente estreno de la cuarta el próximo 23 de septiembre), me he convertido en una auténtica fanática de la serie, de su protagonista y de su creador, y estoy segura de que mis followers de Twitter pueden dar fe de ello…

La verdadera culpable de ese repentino fanatismo no es otra que la primera mitad de esa tercera temporada. ¿O acaso pensabais que lo decía por Anna Torv? En parte tampoco iríais mal encaminados, pero de su protagonista femenina tengo pensado hablar más adelante…

¿Por dónde iba? Ah, sí: la tercera temporada. Muchos la acusan quizás de que la trama se vuelve un tanto retorcida. Personalmente, eso es precisamente lo que me encanta de la serie: la trama se vuelve cada vez más y más enrevesada que no tienes ni idea de lo que está pasando. Ni de lo que va a pasar. Tanto, que ese final de temporada me dejó con el culo torcido, como quien dice. Esta tercera temporada consigue de una vez por todas o que ames la serie con todas tus fuerzas (como es mi caso) o que termines detestándola de forma definitiva, porque te parece que han llegado a un punto en el que el surrealismo es tal que no puedes sino aborrecerla.

La temporada comienza fuerte, a partir de lo que vimos en la season finale de la segunda, con el intercambio de las dos Olivias, y nos muestra cómo se apaña cada una de ellas en el universo opuesto. Por una parte, tenemos a nuestra Olivia retenida over there en manos del malo malísimo de la serie, Walternativo (Walternate del inglés original), que a través de una serie de experimentos, logra hacerle creer que es la Olivia Dunham alternativa. Pero nuestra Olivia no es tonta, y pronto empieza a darse cuenta de que hay cosas que no encajan. Por otra parte, tenemos a la otra Olivia Dunham (Fauxlivia, a partir de ahora), plenamente consciente de quién es pero infiltrada en la división Fringe de over here. Todo este asunto de la infiltración, ser agente doble, me recuerda un poco a Alias, otra de las series de J.J. Abrams que me gustan.

“The Plateau”, de mis favoritos de la tercera temporada

El único problema que le veo a esta temporada, que es a su vez lo que más me ha gustado, es que concentran toda la acción durante los 8 primeros episodios, siendo todos ellos relevantes, manteniendo la fuerza desde el inicio, al contrario de lo que ocurría en temporadas anteriores en las que no era hasta la segunda mitad cuando se ponían las cosas interesantes.

Entre las dos tramas, la de nuestra Olivia over there y Fauxlivia over here, me quedo con la primera. No sé si será porque justo cuando había logrado empatizar con el personaje van y la ponen en esa situación, porque a Fauxlivia le cogí manía desde la primera vez que la vi o por qué, pero los capítulos over there me resultan más atractivos. Así como el look (y con look me refiero tanto al pelo como a la vestimenta) de la segunda, la Olivia Dunham alternativa, algo que no me he cansado de repetir por otros lares…

Tras la tensión inicial de los 8 primeros episodios, llega la calma. O eso parece. Una vez ambas Olivias han vuelto a sus respectivos mundos, parece que los guionistas se olvidan un poco de Fauxlivia para centrarse en la relación, o mejor dicho, la no-relación entre Peter y Olivia.

El siguiente episodio, “Marionette” hace que sienta una profunda pena por Olivia, ya que se debe de sentir completamente sola a pesar de haber vuelto del otro lado. ¿Por qué digo esto? Principalmente por esta escena. Tampoco era de esperar que la relación con Peter fuera a progresar así como así, y menos habiendo descubierto que Peter y Fauxlivia habían estado viviendo como pareja. Al final de ese episodio, Olivia le deja las cosas claras a Peter en una conversación que te deja los pelos de punta. En ese momento, no pude evitar sentir lástima por Olive, comprendiendo todo por lo que había pasado y en cierta forma, empatizando con sus sentimientos. Sin embargo, en honor a la verdad, hay que decir que su reacción puede resultar un tanto egoísta, ya que sólo tiene en cuenta lo que Fauxlivia le ha hecho a ella sin preocuparse por cómo debió de sentirse Peter al descubrir que las últimas semanas las había estado pasando con una impostora pensando que era su Olivia. De todas formas, como ya he dicho, tampoco era de esperar que se saliera de rositas, como si nada hubiera pasado, por lo que el enfado de Olivia me parece totalmente comprensible y aceptable. Aunque entiendo que haya gente que no lo vea así…

Go, Olive, go!

Tendrían que pasar unos cuantos episodios más (entre ellos uno de los pocos que no me han gustado nada, “Reciprocity”) para volver a ver la vida over there y cómo Fauxlivia regresa a su verdadera vida. “Immortality”, que así se llama el episodio, nos enseña de nuevo la faceta alternativa de Olivia Dunham en todo su esplendor. Es curioso que, en este contexto, no le tenga tirria al personaje. Quizás lo que no me gustara de ella over here fuera el asunto del engaño y cómo manipuló la situación para beneficio propio. De todas formas, al contrario de lo que pasó con nuestra Olivia, en este caso, cuando Frank deja sola a Fauxlivia al descubrir que está embarazada de otro (que sabemos que es Peter Bishop), no me dio pena o al menos no de la misma forma en la que sí lo hizo nuestra Olivia. En parte resulta irónico, porque en este caso el personaje sí se queda solo y no porque haya descubierto que detrás hubiera un engaño.

Pero si hay un momento en el que Fauxlivia se gana para mí la absolución, ese no es otro que el momento en el que decide traicionar a Walternativo para pedirle a Peter una forma de salvar ambos mundos. En ese instante, me olvidé de su engaño, para pasar de una vez por todas a formar parte de mis personajes favoritos.

Mi intención en un principio no era la de convertir esta entrada en una especie de resumen de la tercera temporada, aunque finalmente así ha sido. Lo que realmente me interesaba era comentar ciertos aspectos que me han llamado la atención, referentes a la trama en sí y sobre todo, a ese final de temporada.

Resulta que el simple hecho de descubrir que Peter realmente nunca existió, hace que surjan nuevos interrogantes: ¿Cómo afectará la recién descubierta no-existencia de Peter en las relaciones de los personajes? ¿Alguno empezará a acordarse de él? ¿Qué pasa con el hijo de Fauxlivia? ¿Dejará de existir también? ¿Qué pasa con Olivia? El pergamino en el que estaba el dibujo de Peter sugiere que Olivia también tiene una conexión con la máquina, pero a diferencia de Peter, ¿Ella sí existe? ¿Y Fauxlivia? Walternativo intenta en el último momento convencerla de que tiene una conexión con la máquina enseñándole ese mismo pergamino que nuestra Olivia consigue over here con la ayuda de Sam Weiss, ¿De dónde lo ha sacado Walternativo? ¿El pergamino se refiere a nuestra Olivia o a ambas? Sabemos que el libro de Las Primeras Personas lo escribió Sam Weiss pero, ¿Quién escribió los manuscritos? ¿Quiénes son las primeras personas? ¿El Walter que vimos en la visión de Peter? ¿Qué hay de los Sam Weiss a lo largo de la historia? ¿Por qué Walternate está dispuesto a destruir nuestro universo pero se niega a experimentar con Cortexiphan en niños? ¿Es ahí donde ha puesto su límite? Y por supuesto, la gran pregunta: ¿Quiénes son los observadores? ¿Cuál es su propósito?

Doppelgängers, doppelgängers everywhere

Con tantas preguntas en el tintero y teniendo ya una trama bastante enmarañada, temo que los guionistas terminen por darnos un final de serie que no esté a la altura, queriendo simplificar, de la noche a la mañana, un argumento que se ha ido tejiendo y complicando poco a poco a lo largo de todas las temporadas. A pesar de todo, y viendo las complicaciones que han tenido esta temporada para llevarla adelante debido a las continuas amenazas de cancelación, el final de la tercera temporada me parece a la vez un buen final de serie, aunque queden muchos cabos sueltos:

Por una parte, como final de serie podría valer porque se descubre cuál es el propósito de la máquina de las primeras personas, por qué Peter es el único que puede manejarla (ya que ese es su ¿único? propósito en el mundo), y otras cuestiones relacionadas con el pasado de los Bishop. Por otra parte, todos los interrogantes (y más) presentados en un párrafo anterior dejan demasiados frentes abiertos como para dejarlos para la imaginación del público, con lo que se augura que una nueva temporada es necesaria. Un final de temporada abierto pero a la vez cerrado; logra responder a unas preguntas pero plantea otras.

Al final, lo que no me sorprendería sería que todo fuera sólo una paranoia de nuestra Olivia Dunham: entre que en la primera temporada retiene parte de la consciencia de John Scott en su mente, en la tercera le inyectan no-sé-qué movida over there para que crea que es la Olivia Dunham alternativa, durante su estancia en el universo alternativo con la identidad de la otra Olivia empieza a alucinar con Peter Bishop, y si con esto no tuviera suficiente, William Bell ocupa su cuerpo (y su mente) durante un tiempo cerca del final de la tercera temporada. Vamos, que con este currículum no sería de extrañar que la pobre terminara teniendo una crisis de identidad de aúpa; mientras no nos digan que todo fue un sueño, como está tan de moda…

Pero ya que he mencionado el personaje de Olivia Dunham, creo que ha llegado el momento de hablar sobre la actriz que la interpreta, la cual a estas alturas, es de sobra conocida: Anna Torv. Su personaje, se convierte en protagonista indiscutible durante los 8 primeros episodios de la tercera temporada, recayendo sobre los hombros de la actriz todo el peso interpretativo. Lo genial es que no sólo interpreta a la Olivia Dunham que conocemos desde el principio, sino también a sus variables: Anna se encarga también de dar vida a su versión alternativa, a nuestra Olivia Dunham fingiendo ser la alternativa, a la alternativa fingiendo ser nuestra Olivia Dunham y por si eso no fuera suficiente, también termina siendo William Bell durante un corto periodo de tiempo. Ahí es nada. Lo genial de todo es que resultan creíbles. Tanto, que yo creo que por eso le cogí manía a Fauxlivia la primera vez que la vi: me anonadaba ver cómo dos personajes con una personalidad tan diferente (hablo de Olivia y Fauxlivia) podían ser interpretados por la misma actriz. Sin duda, ese hecho me marcó, así como el corto intervalo de tiempo en el que Belly está en el cuerpo de Olivia; la voz que Anna Torv puso para ese personaje me ponía los pelos como escarpias…

Anna Torv: sin duda, de lo mejor de Fringe ;-P

Tampoco nos podemos olvidar de John Noble, encargado de dar vida a uno de los personajes más entrañables y más logrados de los últimos años: Walter Bishop, así como su némesis y malo malísimo de la serie, Walternativo, nombre con el que el propio Walter bautiza a su versión alternativa. Al contrario de lo que ocurre con el personaje de Anna Torv, el personaje de John Noble consigue encantar desde un primer momento, su sana locura (en inglés el chiste tendría más gracia; his sane insanity), sus ocurrencias, sus comentarios, su manía de llamar a Astrid (Jasika Nicole) Astro, Asteroide, Aspirina, y cualquier otra cosa menos su nombre; cosas como esas (y muchas más) harán que cada una de sus apariciones nos dibujen una sonrisa, todo lo contrario de lo que ocurre cuando entra en escena su álter ego, Walternativo. Un hombre cruel, malvado, dispuesto a lo que haga falta por salvar su universo, aunque para ello tenga que destruir el nuestro.

Aunque, Fringe no trata sobre universos alternativos. Trata sobre perspectivas. Trata sobre puntos de vista, sobre la percepción del mundo que nos rodea. El bien y el mal son conceptos relativos y todo depende del cristal con el que se mire.

A estas alturas, sería poco realista, o mejor dicho, no resultaría tan descabellado pensar que estos dos universos que hemos visto durante la última temporada no sean los únicos existentes. ¿Por qué digo esto? Principalmente porque se rumorea la presentación de un tercer universo, el amarillo (siendo over here el azul y over there el rojo) y por otra parte, porque hay un pequeño detalle del que he tomado nota y que no quiero ver como un fallo en el guion:

En el episodio 1×19, “The Road Not Taken”, vemos por primera vez la habilidad de Olivia de viajar entre universos, ya que involuntariamente y de forma momentánea, cruza al otro lado. Quiero pensar que ese otro lado no es el mismo que nos han enseñado durante esta tercera temporada porque en el episodio mencionado, se ve claramente cómo hay agentes del FBI con sus chaquetas características rondando por el otro universo. Algo que más tarde, concretamente en el episodio 3×07, “The Abducted” (de mis favoritos, por cierto), descubrimos que no es posible ya que over there, el FBI dejó de existir hace más de una década, como bien le explica el homónimo de nuestro agente Broyles (Lance Reddick) de ese lado a nuestra Olivia:

Siguiendo con ese episodio, “The Abducted”, al principio del mismo, en la casa donde se ha producido el secuestro, hay un plano en el que se ve un cuento infantil, y justo en el siguiente plano, vemos a una Olivia sonriente. Bien, el motivo de esa sonrisa puede deberse a que precisamente ese cuento, no es otro que el mismo que over here ella misma le solía leer a su sobrina Ella.

Pero si hay un detalle que me escama, es la diferencia de edad entre las dos Olivias. En el episodio 3×08, “Entrada” (¿Sorprendería si dijera que también es de mis favoritos? ;-P), cuando nuestra Olivia coge una muestra de cortexiphan sintetizado por Walternativo, podemos observar que en la fecha de nacimiento pone 9/16/1981, lo cual hace suponer que Fauxlivia ha cumplido recientemente 30 años. Sin embargo, over here, al comienzo de “Lysergic Acid Diethylamide”, oímos a uno de los médicos decir que Olivia tiene 31 años. De nuevo, si no queremos pensar en fallos en el guion, podemos achacar esa diferencia a que los dos universos no están en sincronía, están desfasados, lo cual haría que el tiempo no pasara de la misma forma en uno que en otro.

Por otro lado, a estas alturas, si digo que a J.J. Abrams le pirran los números seguro que no es ninguna novedad, como quedó bien demostrado en Lost. Pero, ¿Y si digo que de entre todos hay uno que parece gustarle especialmente? Resulta que ese número no es otro que el número 47. La obsesión que tiene con el número 47 ya quedó reflejada en Alias, otra de sus anteriores series, y en Fringe podemos verla de nuevo: en el episodio 1×14 “Ability” la bomba de luces está en el piso 47, 1×17 “Bad Dreams” el número 47 en la pared, incluso en ese extraño episodio, “Brown Betty” (2×20), en “Fracture” (2×03), y puede que en alguno más que se me haya escapado.

Y ya que hablamos de números, en esta ocasión tienen más que ver con un momento del día: las 4:00 PM. Es curioso que ese momento del día sea importante tanto over here como over there; así, over here ese momento es relevante en el episodio “Entrada”, cuando han conseguido capturar a Fauxlivia, pero resulta que es la hora en la que hacen el intercambio y la mandan de vuelta a su universo. Por otra parte, over there, es significativo en el episodio “The Plateau”, cuando el protagonista comienza una reacción en cadena que, según sus planes, debía acabar con la muerte de Olivia, cosa que no ocurre finalmente porque ella no es quien él piensa…

La división Fringe over here

Con la nueva temporada que comenzará el próximo 23 de septiembre, esperamos que nos aclaren algunas de las preguntas, aunque mucho me temo que no será así, ya que esa es precisamente la esencia de Fringe: las respuestas no hacen más que crear nuevas preguntas…

EDITADO (19/09/2011): Odio hacer estas cosas de editar la entrada una vez publicada, pero no quería faltar a la verdad: fisgoneando por la página de Facebook de la serie, me he encontrado con esta imagen. Al parecer, se trata del show me de Fauxlivia y vemos que el año de nacimiento coincide con el que vemos en la imagen de la muestra del cortexiphan. Sin embargo, a pesar de coincidir en el año, la fecha no sigue siendo exacta, y el error de la escena de “Lysergic Acid Diethylamide” comentada sigue estando ahí…

COMENTARIOS

  1. Gomezdescals

    septiembre 18

    Gran articulo, con el cual he conseguido responder a ciertas dudas, pero a su vez surgirme otras :-p. Deseando que llegue la cuarta temporada

  2. akedna

    septiembre 18

    Muy buen post Nancy. Hay cosas que no había pensado y otras de las que no me había dado cuenta, me ha gustado. Aunque temo que tanto lo de los chalecos del FBI como lo de las fechas de nacimiento sean gazapos, ojalá me equivoque y tengas razón y den juego.

  3. Gran post! Personalmente, de los episodios de la temporada 3 me quedo con el 6B, cuando realmente se plantean usar el ámbar es este lado por primera vez si no recuerdo mal.

    Lo que me da mal rollo es el tema de los viajes temporales, espero que no la caguen con eso… Espero que, si la T4 es la última, le den un buen final y no lo resuelvan todo a la carrera. Por dios que no sea un “final Resines” XDD

  4. Nancy Callahan

    septiembre 20

    @Gomezdescals Algo comprensible viniendo de una entrada sobre Fringe ;-P

    @akedna Lo de las fechas lo encontré después, edité el post una vez publicado: Olivia Dunham es la de 16/09/1981 y (alternative) Olivia Dunham, como se ve en el show me es la de 21/07/1981; sí son de la misma edad, aunque el fallo de “Lysergic Acid Diethylamide” sigue estando ahí. Y si mal no recuerdo, alguna vez me pareció entender como que nuestra Olivia era de 1980… o_O

    ¿Nada más que añadir? Yo que pensaba que me trollearías con el asunto de “Marionette” en el que ya tuvimos nuestras discrepancias… 😉

    @_Fichi Lo primero, gracias; aunque espero que no lo digas sólo por su extensión… 😉

    Lo segundo: ¿6B? Really? A mí que me pareció flojillo, es verdad que es interesante porque es la primera vez que se plantean over here usar el ámbar pero la historia en sí me pareció flojilla…

    En cualquier caso, como ya digo en el post y no me canso de repetir es que los 8 primeros (incluso “Marionette”) me parecen de lo mejor de la temporada, y no lo digo (únicamente) por Anna Torv, porque la verdad es que la segunda parte, con el asunto de la máquina y demás me estaba cansando un poquito; ¡Que nos digan ya quiénes son los observadores! #hombreya xD

    Saludos

  5. akedna

    septiembre 21

    Jeje, tenía toda la intención de trollear un poco con el asunto ese, pero bueno, ya estaba bien hablado por twitter y poco nuevo iba a poder aportar.

    También me suena lo de que Olivia es del 80, no sé exactamente de donde, pero si que en algún momento he dicho, anda mira, de mi quinta.

    Y totalmente de acuerdo también con la opinión de que la primera mitad de la temporada es lo mejor sin duda. Hay también otro detalle muy curioso a comentar de esas manías y guiños de JJ Abrams, pero hasta que no avances con Lost mejor no digo nada, que no quiero spoilearte.

  6. Nancy Callahan

    septiembre 29

    @akedna Sobre el asunto de “Marionette” sólo decirte que con otra gente con la que he hablado sobre ello… están de acuerdo conmigo. Tal vez tenga que ver que esas personas con las que he hablado también sean mujeres y que como tales empaticemos con Olivia. O tal vez no….

    Lo de que Olivia es de 1980 también me suena haberlo visto sí, pero al final, parece que ambas son de 1981, aunque una del 16/09 y la otra del 21/07 😉

    El asunto de agente infiltrado (por parte de las dos Olivias) tiene más chicha que la máquina. O tal vez sea porque la capacidad interpretativa de Anna Torv es capaz de hacer que ames a una Olivia y odies a la otra. O por el ambiente erótico-festivo que tienen over there en comparación con el funeral que tienen montado over here

    Un amable gesto por tu parte; en el momento de escribir estas líneas, me toca ver el episodio 2×09 de Lost 😉

    • akedna

      septiembre 30

      Que pena que ninguno de mis amigos vea Fringe… porque ya me hubiera gustado haber debatido el mismo tema en un grupo de hombres. Me da que el resultado hubiera sido el contrario al tuyo 😉

      Para mí estos son los peores momentos de la temporada! Empiezan las nuevas temporadas y yo no empiezo a verlas hasta más adelante para evitar luego esos parones infinitos… en el caso de Fringe me está costando más que nunca y es casi difícil no tragarse algún spoiler y no seguir listas de twitter y demás :-S

      Sobre Lost, igual todavía a esas alturas es bastante descafeinadilla en cuanto a asuntos paranormales, pero más adelante ya pega el acelerón, a veces incluso demasiado.

      Saludos

  7. Ya que rescatas la entrada….recordaré aquello de… “te lo dije” :p

  8. Nancy Callahan

    noviembre 29

    @Cris_RoLan ¿Decirme qué? ¿Esto que yo misma recuerdo en la entrada?: A estas alturas, resulta increíble pensar que en un principio fuera reacia a ver esta serie, y es que tras haber visto las tres temporadas que componen la serie hasta el momento […], me he convertido en una auténtica fanática de la serie, de su protagonista y de su creador, y estoy segura de que mis followers de Twitter pueden dar fe de ello… 😉

  9. […] Cuando Fringe cruzó… on La importancia de llamarse Col… […]

  10. […] favorito lo he dejado para el final, y es que, el número preferido de J.J. Abrams (sin duda el 47 como ya comenté en otra ocasión), ha vuelto a aparecer, siendo el tiempo que dura activo el salto […]

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.