[Review] Orphan Black, 3×09 ‘Insolvent Phantom of Tomorrow’

[Review] Orphan Black, 3×09 ‘Insolvent Phantom of Tomorrow’

‘Orphan Black’ da respuesta a una de las mayores incógnitas de la serie.


SarahyFee3x09DESTACADOWEB

A un episodio de cerrar la temporada, una de las mayores preguntas de la serie ha sido respondida, y la respuesta no deja indiferente a nadie. Llega la hora de replantear alianzas para llegar al fondo del asunto. Ni qué decir tiene que a partir de aquí, esta entrada está llena de spoilers sobre el capítulo de esta semana. ¿Repasamos juntos este Insolvent Phantom of Tomorrow?

Sarah, Mrs. S y Felix pusieron rumbo a Londres al final del capítulo anterior con el fin de encontrar al Castor original. La razón para hacerlo fue el fragmento del libro de Duncan que Rachel descifró y que apuntaba a esa ciudad como el lugar donde lo encontrarían. Así, el trío se reúne en un pub con Terry, un viejo amigo de Mrs. S, quien les va a arrojar algo de luz acerca del misterioso número que aparecía como broche final en la traducción de Rachel: al parecer, ese número es el de un preso, aunque la numeración la cambiaran en los ochenta. Pero esta reunión familiar nos aporta algo más que una pista sobre el mensaje de Duncan: resulta que el pub en cuestión era donde Mrs. S solía actuar con su banda los viernes por la noche. Este hecho nos dará uno de los momentos más geniales del episodio, y menos oscuros; viene bien tomarse un respiro de tanta conspiración. Así, Mrs S. y su banda ofrecen una actuación como en los viejos tiempos mientras Felix y Sarah admiran desde la grada la fascinante nueva faceta de su madre adoptiva, desconocida para ellos hasta ahora.

Sin embargo, quien no está pasando un buen rato es Terry, quien tras haber dado una pistola a Mrs. S, se dispone a investigar la identidad del preso al que pertenecía el número del mensaje de Duncan. De vuelta al que se puede suponer su hogar, o al menos algún tipo de casa franca, quizás de la época en la que junto a Mrs. S se dedicaba a esconder fugitivos, Terry descubre que tiene compañía. Los visitantes no son otros más que Ferdinand y su secuaz, quienes parecen conocer a Terry con anterioridad. Ferdinand está interesado en esta misteriosa visita de Mrs. S, motivo por el cual, y tratando de descubrir lo que sabe, tortura a Terry, o mejor dicho, hace que su secuaz lo torture. Mientras todo esto está pasando, podemos ver un montaje en el que se intercalan imágenes de la tortura de Terry con la actuación de Mrs. S y su banda en el pub, muy simbólico todo. Pero tras la diversión, es momento de volver a la realidad, y es cuando S descubre una llamada perdida de Terry, realizada poco antes de que éste descubriera que no estaba solo. Como al intentar devolverle la llamada Terry no contesta, Mrs. S decide ir con Sarah y Felix a verlo en persona.

Mrs. S dándolo todo sobre el escenario

Mrs. S dándolo todo sobre el escenario

El panorama con el que se encuentran es con el pobre Terry abatido a golpes y mientras Sarah y Felix buscan por la casa algo con lo que curar las heridas, Terry utiliza su último aliento para hacerle una revelación a Mrs. S acerca de la información que ha descubierto del preso, información que por el momento el público desconoce, pero que hace cambiar de opinión a Mrs. S y dice a Sarah y Felix que quiere abortar la misión. Aunque al principio recelosa, Sarah hace lo que su madre le ha dicho; que por cierto, parece que Sarah le ha cogido el gusto a eso de llamar “mamá” a Mrs. S, hecho importante si tenemos en cuenta que podría significar que finalmente Sarah ha enterrado el hacha de guerra con su madre adoptiva. Mientras Mrs. S se queda con el cuerpo sin vida de Terry, Felix lleva a su hermana fuera, siendo esta última la que se percata del teléfono móvil del suelo; menuda vista de lince tiene nuestra punk, todo sea dicho de paso.

Mientras tanto, al otro lado del charco, Cosima sigue en el apartamento de Shay, y mientras la última se da una ducha, a nuestra geek monkey no se le ocurre nada mejor que revisar la ficha sobre su nueva novia que le había entregado Delphine, mientras se toma algo en una taza que nos recuerda al público que no entremos en pánico. Me pregunto si Cosima no tenía un momento ni un lugar mejor para revisar la ficha de Shay que el mismo apartamento y mismo momento en que la susodicha se encuentra allí. Pero bueno, la gota que colma el caso es una foto de Shay con un uniforme militar, momento en el cual Shay sale de la ducha y Cosima, nerviosa por lo que acaba de ver, se retira del apartamento. Cosima se reúne con Scott en el apartamento de este último y analizan las pruebas contra Shay que tienen. Todo parece apuntar a que Shay es el topo del Project Castor: la repentina aparición de Rudy en el apartamento de Scott justo después de la visita de Shay al laboratorio o que Rudy supiera que Cosima volvía a estar enferma, son sólo algunos de los hechos que hacen que Cosima tenga cada vez más clara la culpabilidad de Shay. Por tanto, Cosima vuelve a DYAD a pedirle ayuda a Delphine, para descubrir la verdad de una vez por todas. Tras confesar a Delphine que le estaba ocultando que Sarah se encuentra en Londres buscando al Castor original para matarlo, Delphine comunica a Cosima que el asunto de Shay lo deje en sus manos.

dramatismo

Dramatismo over 9,000

Dicho y hecho. En uno de los momentos que vemos a la Delphine más oscura -Darkphine o Hellphine-, la francesa se presenta en el apartamento de la misteriosa Shay con otros dos matones dispuesta a hacer lo que sea necesario para lograr una confesión de Shay antes de eliminarla de una vez por todas. Durante el interrogatorio, Delphine prepara un baño a Shay, pero el objetivo de ese baño sería de todo menos placentero: el destino final sería encontrar el cuerpo de Shay con las muñecas cortadas, simulando un suicidio. Afortunadamente, una oportuna llamada de Cosima salva a Shay de un destino terrible. El motivo de la llamada de nuestra geek monkey no es otro que informar a Delphine de que Shay no es el topo que andaban buscando. Entonces, ¿quién le ha entregado el libro de Duncan al Project Castor? Ni más ni menos que la propia Gracie Johanssen. Así es, ni Nealon ni Shay. Ha resultado que el topo era ni más ni menos que la Prolethean. Y todo por Mark. Al final va a ser verdad lo que le dijo Beth a Sarah en Certain Agony of the Battlefield: hacemos cosas terribles por aquellos a quienes amamos. Sin embargo, aunque no haya resultado ser la espía del Project Castor, Shay oculta algo. ¿Qué será? Aún no lo sabemos.

Ya que hemos mencionado al Project Castor, en este episodio descubrimos que la Dra. Coady se encuentra con Rudy, en lo que parece un motel. Coady realiza a Rudy el test cognitivo para determinar si la enfermedad neuronal que afecta a los clones Castor le está afectando y a juzgar por el enfado de Rudy al no ser capaz de responder a una de las preguntas, parece que la enfermedad está empezando a aflorar en Rudy. Por otra parte, Coady comunica a Rudy que tiene a gente descifrando el código presente en el libro, para poder hallar la clave que haría posible curar su enfermedad.

Por su parte, después de la pelea con Donnie, Jason Kellerman no parece dispuesto a seguir cubriendo el culo al team Hendrix, motivo por el cual, su matón le hace una visita a Donnie en Bubbles para darle la noticia y de paso, dado que Jason ya no está dispuesto a hacer negocios con ellos, Pouchi quiere todas las pastillas de vuelta. Sin embargo, como en Bubbles no hay ni rastro de las pastillas, el hombre de Kellerman se lleva como aval el tanque de nitrógeno líquido en el que se encuentran los óvulos congelados de Helena. Sobre el tanque, ni siquiera Donnie tenía constancia de lo que era ni por qué estaba allí; fue la propia Helena quien escondió el tanque en Bubbles, durante su primer día al servicio de los Hendrix. Mientras, en casa, Helena parece haber hecho buenas migas con Gemma, quien se está entrenando para su competición de karate y a la que Helena le da algunos consejos que parecen no gustarle a Gracie, que aparece en escena justo en el momento en que Helena enseña a Gemma a neutralizar a un enemigo. Impagable el momento en el que Helena se encuentra de karaoke, poco antes de que Donnie llegue a casa para recoger las pastillas y devolvérselas a Pouchi. Al ver el aspecto de Donnie, Helena se da cuenta de que algo pasa; la hermana de Sarah es lo suficientemente inteligente para percatarse de que los Hendrix andan metidos en asuntos de drogas. Sin embargo, cuando Donnie le dice que todo lo hace por la familia y que ella también forma parte de su familia, el rostro de Helena se ilumina al sentirse una más. Mientras Helena aplica un ungüento que descubrió en el convento, el mismo que utilizaban para aliviar las heridas de los golpes que las monjas les daban, Donnie le menciona el tanque y en ese instante, Helena, visiblemente enfadada por el hecho de que se lo llevaran, le confiesa cuál era el contenido del mismo. Con el fin de recuperar el tanque y devolver las pastillas, Donnie y Helena se dirigen al negocio de Pouchi. Aunque en un principio el traficante se niega a devolver el tanque, no es hasta que Helena entra en escena, haciéndose pasar por Alison tras ocultar su melena rubia en el gorro que Donnie llevaba mientras conducía, cuando Pouchi decide darles de vuelta el tanque -según Donnie era porque estaban teniendo problemas para concebir, con su consiguiente burla por parte de Pouchi y los suyos-. Sin embargo, al pedirle un reembolso por las pastillas, Pouchi se niega en rotundo enseñando una bolsa de Bubbles, señal de que los Hendrix estaban limpiando el dinero con la tienda. Cuando parece que se van a ir con las manos vacías, la sobrina de Pouchi lanza una amenaza contras los hijos de los Hendrix, lo que no gusta nada a Helena. Dejando a Donnie fuera del local de un empujón, Helena no se toma a la ligera la amenaza, así que se los carga a todos, además de llevarse una bolsa llena de dinero. Resulta que no era a Jason al que mataba, tal y como predije en la review de Ruthless in Purpose, and Insidious in Method, sino a Pouchi y su séquito.

refundHelenaDonnie3x09WEB

«Sujeta esto un segundo mientras me limpio un poco»

De vuelta en Londres, tras recoger el teléfono de Terry con su vista de lince, Sarah se percata de que hay un número al que se ha llamado dos veces desde ese teléfono durante el día. Como nuestra punk quiere llegar al fondo del asunto como la que más, llama a ese número desde el propio teléfono y diciendo ser Siobhan, queda en que un hombre pasará a recogerle al punto de encuentro acordado. Felix, como no le queda otra, se quedará en todo momento como guardaespaldas de su hermana adoptiva. A la hora acordada, un taxi se acerca al punto de encuentro en el que Sarah y Felix se encontraban, pero antes de subir al vehículo, Sarah se asegura de que la pistola que le ha dado S esté segura en su pantalón. Como era de esperar -o no-, el propio taxista era el que estaba al otro lado de la llamada, y tras descubrir que esta chica no es otra que Sarah Manning, decide contarle lo que había descubierto: el paradero del preso cuyo número aparecía en el fragmento del libro de Duncan que Rachel había decodificado. Al poco después, el taxista es asesinado por Ferdinand, quien anda rastreando a Sarah y realiza una llamada a Delphine. ¿A qué están jugando? Por su parte, al llegar al lugar en cuestión, a Felix le toca quedarse fuera de la casa como vigía mientras Sarah allana la casa de Kendall Malone, que así se llama el preso y Castor original. Como buena delincuente que es, parece que Sarah siempre lleva encima sus herramientas para asaltar casas ajenas, por lo que entrar a hurtadillas en casa de Malone es pan comido para ella. Por si acaso, Sarah desenfunda la pistola que le había dado S y que tenía escondida en sus pantalones, no vaya a ser que el susodicho se encuentre en casa. Efectivamente, hay alguien en casa, pero no es un hombre, sino una mujer que la amenaza con un cuchillo si no sale inmediatamente de allí. Justo cuando la cosa se pone fea aparece ni más ni menos que… ¡Mrs. S! ¿Qué demonios está pasando aquí? Pasa que Kendall Malone no es un hombre, sino una mujer y que da la casualidad de ser la madre biológica de Mrs. S. Malone había cumplido condena por ser la responsable del asesinato de John Sadler, el marido de Mrs. S, de quien conserva el apellido. ¿Pero no se suponía que Kendall Malone era el Castor original? Y así es, tal y como ella misma les explica a Sarah y Siobhan: al parecer, el profesor Duncan buscaba a dos donantes para su “investigación contra el cáncer”, como lo llamaban a modo de tapadera. Sin embargo, Malone sufre un trastorno genético conocido como quimerismo, consecuencia de haber absorbido a su hermano gemelo durante la gestación. A pesar de esta revelación, Mrs. S sigue dispuesta a asesinar al Castor original. Sin embargo, aunque Sarah nunca haya destacado por ser la clon más inteligente, en esta ocasión y en un alarde de lucidez, persuade a Mrs. S para que no mate a su madre, ya que en vista de su especial condición genética, Malone es la original tanto de Castor… como de Leda, por lo que nuestras chicas también la necesitan con vida para curar su enfermedad.

DAFUQ is going on?

«DAFUQ is going on?»

Aunque pueda parecer descabellado, la condición de Kendall es absolutamente verosímil: se trata de un trastorno genético conocido como quimerismo. Como mis nociones en biología quedaron obsoletas hace tiempo, en este artículo os explican muy bien de qué trata esta anomalía. Que tanto Leda como Castor estén basados en una misma persona se trata pues de algo completamente inesperado, al menos para mí, ya que debo reconocer que ni en un millón de años se me habría pasado por la cabeza que tanto el donante para Leda como Castor fuera a ser el mismo individuo. Aunque pueda parecer sacado de la manga, es algo inesperado, precisamente, porque por muy rebuscado que esté, es un trastorno que existe en la realidad y lo hace factible. Lo más lógico habría sido pensar que cada uno de los proyectos provenía de dos donantes distintos, pero esta revelación nos deja con el culo torcido. Sin embargo, otra cosa sería si habláramos de lo conveniente que ha sido que se tratara precisamente de la madre de Mrs. S, ¿pero no es eso lo genial de esta serie? Tenemos unos personajes que, de una forma u otra, tienen relación entre sí. Además, viene al hilo del tema principal de esta temporada que no es otra que la familia.

Por otra parte, parece que en la season finale nos espera la muerte de un personaje querido. Sinceramente, espero que no sean tan estúpidos como para matar a Cosima, ya que de hacerlo, se cargarían la mitad del fandom de un plumazo. Mi apuesta personal va por Delphine o Mrs. S, aunque nadie está seguro de qué es lo que va a pasar. Sobre lo de Gracie, o me he perdido algo, o no recuerdo cómo descubrió Gracie de la existencia del libro. Cantaba demasiado que fuera Shay la espía, pero ha resultado que no era más que una distracción para el público para desviar la atención del verdadero foco que no era ni más ni menos que la Prolethean. Que Shay hubiera sido el topo de Castor habría sido demasiado evidente. Lo de desviar la atención de Gracie y centrarla en Shay para que pensáramos que era la espía fue un GG WP. De todas formas, sigo diciendo que Shay no es trigo limpio. Sin embargo, lo siento pero no compro. Quizás sea porque nunca me he llegado a creer la historia de Gracie y Mark. Aparte, la excusa del médico olía a chamusquina desde el principio, y ya me lo olía venir, más cuando antes de irse, Gracie se despedía de Helena con un abrazo. Y habrá que ver si el Dr. Nealon no resulta siendo un Neolutionist o algo así porque, ¿dónde se encuentra Rachel ahora? ¿El ojo protésico no era una de las mejoras en las que creían los pirados seguidores de Leekie? ¿Qué será de Krystal? ¿Formará el Dr. Nealon parte de otra organización mucho más peligrosa? ¿Cómo de a salvo están Kira y Cal en Islandia? ¿Llegarán a usar los embriones de Helena para algo? ¿A vosotros qué os pareció este Insolvent Phantom of Tomorrow?

COMENTARIOS

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.