5 cosas que no me gustan de Google

5 cosas que no me gustan de Google

Aunque Google hace muchas cosas bien, no siempre llueve a gusto de todos. Quizás no sean 5 razones para odiar Google aunque sí son cosas que me molestan de los de Mountain View, una pequeña lista de las 5 cosas que no me gustan de Google -y sus porqués-.


Desde su fundación el 27 de septiembre de 1998, Google ha sabido hacerse un nombre en el mundo de Internet. Su buscador es, sin duda alguna, el rey de las consultas y su navegador Chrome compite con Internet Explorer por la supremacía. Por eso, todos sabemos que Google es el bien. Google piensa por nosotros. Google sabe lo que nos conviene.  Bromas aparte, aunque es cierto que Google tiene cosas muy buenas y que por esas cosas me encanta, no es oro todo lo que reluce. El hecho de que me guste la marca o lo que representa no significa que necesariamente me parezca bien todo lo que hace. Tanto es así, que a pesar de utilizar Chrome para escribir este post o tener Android en mi teléfono móvil, también existen 5 cosas que no me gustan de Google:

1.- Cierre de Google Reader. La decisión de Google de prescindir de su lector de feeds me pilló por sorpresa. Tal vez no fuera el mejor, pero desde luego era sencillo de utilizar. Lo que me gustaba de Google Reader era precisamente que lo podía utilizar con la misma cuenta que utilizaba para mi correo de Gmail. Tras la noticia, los carroñeros no tardarían en llegar: desde The Old Reader -el cual se erigía como mi favorito- hasta feedly, pasando por Digg, el cual comenzó a trabajar en su propio lector de RSS, incluso Firefox para Android mejoró su lector de RSS. Sin embargo, ninguna de estas nuevas propuestas cuenta con los recursos de Google, por lo que tampoco es de extrañar que surgiera la noticia de que The Old Reader no iba a ser capaz de acoger a la gran cantidad de usuarios que llegamos de rebote, por lo que The Old Reader decidió prescindir de los usuarios ‘rebotados’ de Google Reader. O dicho de otra forma: aquellos usuarios que crearon su cuenta en The Old Reader después del 13 de marzo de 2013 -fecha en la que se anunció el cierre de Google Reader- se quedarían sin servicio.

2.- Google+. En el lado opuesto de las ventajas de tener una cuenta de Google para cualquiera de sus servicios, se encuentra Google+. Después de proyectos fallidos como Buzz o Google Wave, durante el verano del 2011 los de Mountain View lanzaron Google+, una nueva red social para competir con Facebook -y Twitter-. Como buena geek, no tardé demasiado en entrar para probarlo, e incluso hablé de sus bondades en este mismo blog. Sin embargo, el motivo por el que no me gusta Google+, no es por el hecho de que sea el intento de Google por hacer frente al imperio azul de Mark Zuckerberg, lo cual me parece perfecto, sino porque Google intenta meterte Google+ con calzador. Y a nadie nos gusta que nos obliguen a hacer algo que no queremos, ¿verdad? Pues con Google+ pasa lo mismo. Pero estamos hablando de Google y éste se las sabe todas: con eso de que en el momento en el que te das de alta en cualquiera de los numerosos servicios que ofrece, ya disponemos de cuenta en la dichosa red social, no es de extrañar la aparición de noticias como la que decía que Google+ es la segunda red social con mayor número de usuarios activos. Mientras sólo me ‘obligue’ a tener cuenta de Google+ y no a usarla para mantener activos cualquiera de sus otros servicios, creo que podré soportarlo…

¡Que sólo quiero leer mi correo, pesado!

3.- En España no hay tarjetas prepago. En el momento de escribir estas líneas, España se encuentra entre aquellos países que no disponen de tarjetas prepago para las compras en Google Play. Sí están disponibles por el contrario fuera de nuestras fronteras, en países como Reino Unido o Estados Unidos. Teniendo en cuenta que incluso Apple, ese gran odiado, dispone de este tipo de tarjetas en España, o Sony, para las compras en la Playstation Network -activas desde mucho antes del ‘incidente’ que todos conocemos-, sorprende ver que los de Mountain View todavía no las hayan traído a España. Sin embargo, hay una buena noticia: desde su web, sí nos permite canjear códigos de tarjetas prepago, aunque por el momento no haya ni rastro de ellas en tiendas físicas españolas.

4.-Los continuos cambios en el algoritmo de su buscador. Noticias como las que dicen que en los últimos 2 años Google ha cambiado su algoritmo 150 veces me hicieron pensar. SEO, posicionamiento, tasa de rebote, pagerank… son palabras mayores que en los tiempos que corren se han puesto muy de moda. Tanto, que el número de visitas es importante para los anunciantes en el momento de decidir si merece la pena invertir su publicidad en una u otra web. Pero lo que me interesa en este punto no son los anunciantes, sino los propios generadores de contenido. Lo que nos lleva a la noticia de que ahora Google destacará artículos en profundidad en sus resultados. Y nosotros preocupándonos por resaltar con negrita las palabras clave de nuestros posts o escribir listas de cosas que busca la gente… OH WAIT!

5.- Nexus 4. Antes de que algún fandroid se lance sobre mi cuello, debo decir que el Nexus 4 me parece un terminal con una excelente relación calidad-precio con respecto a todas las bondades que ofrece. Sin embargo, observo dos carencias fundamentales que creo que Google debería subsanar con el lanzamiento de su próximo teléfono. A saber: la imposibilidad de ampliar la memoria de almacenamiento -un saludito, Apple- y no disponer de un ranura para una segunda tarjeta SIM. Quizás la primera carencia me parezca más importante que la segunda, puesto que, mi teléfono móvil es mucho más que un simple teléfono, por lo que disponer únicamente de 8 GB no es suficiente. El hecho de que el Nexus 4 no es dual SIM me sorprende, no ya por la comodidad que supone disponer de dos números de teléfono en un mismo terminal, sino por la noticia de que GooPhone y LG lanzan móviles con triple SIM. A pesar de todo, si queremos tener un móvil siempre con la versión más actualizada de Android es nuestra mejor opción, más ahora que Google ha rebajado 100 euros su precio. Pero cuidado, porque el modelo de 8 GB del Nexus 4 ha sido agotado indefinidamente. ¡Corred, insensatos!

Quedan al margen otras razones, como la guerra de patentes con Apple, que Google admitiera que la privacidad en Gmail no está del todo asegurada, que Google Translator todavía deje mucho que desear, o que Blogger siga siendo una mierda pinchada en un palo. Seguro que podemos encontrar muchas más, pero esas os las dejo a vosotros, ya que todo esto, como ya sabéis, sólo es mi humilde opinión…

COMENTARIOS

  1. Dani

    septiembre 10

    Efectivamente hay mucha razones para que no nos guste Google, como el resto de multinacionales de tecnologia o telecomunicaciones. Pero me quedo con la mas importante: su participación en PRISM. El mayor complot realizado por empresas en contra de los derechos de los internautas, incluso en contra de derechos básicos como ciudadanos. Esto unida a que el correo electrónico nunca podrá ser seguro, son razones suficientes para no volver a usar Gmail.

  2. Ariane Lazaga

    septiembre 11

    @Dani PRISM es una razón de peso pero no ya sólo para Google, sino también para el resto de empresas que participan en dicho proyecto. No debemos olvidar que precisamente, Google no deja de ser una multinacional, y que quizá nos hemos acostumbrado demasiado a depender de ella.

    Saludos y gracias por pasar. ^^

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.