rock sound

rock sound

Rock Sound es una revista británica especializada en música alternativa. La revista pretende ser más “underground” y menos comercial. Abarca música…


Rock Sound es una revista británica especializada en música alternativa. La revista pretende ser más “underground” y menos comercial. Abarca música desde Mastodon, Slayer hasta Sigur Ros. La edición del Reino Unido de Rock Sound (también conocida como ROCKSOUND) se puso en marcha en marzo de 1999 por el editor francés Ediciones Freeway, que ya ha publicado el título en Francia. Se logró establecer en un mercado muy competitivo y se compró a cabo por su director, Patrick Napier, en diciembre de 2004. Como ya pasó con otras revistas extranjeras, la Rock Sound también constaba de una edición española.

A modo de curiosidad, cabe decir que el lema de la edición británica de la revista era “New Music First”, diferente al lema de otras ediciones como la española o la italiana, en las que el lema era “Music With Attitude”.

Desgraciadamente, en Noviembre del 2004, la editorial que se encargaba de la edición española quebró.

Pero todo el equipo que hacía posible que cada mes nos trajeran las noticias musicales más actuales al margen de lo que dictara la MTV, no se quedó de brazos cruzados. Y así vio la luz la que sería el renacer de la Rock Sound española: Rock Zone.

A continuación, os dejo una transcripción de las razones por las que se tomó tal decisión que los propios responsables de la Rock Zone publicaron en el número 1 de la nueva revista:

El pasado 9 de Noviembre las 35 personas que componíamos la plantilla de Immpres, la editorial que publicaba Rock Sound y Very Metal, nos encontrábamos con una desagradable e inesperada sorpresa: el anuncio del cierre de las diez revistas que se producían, y por tanto de la actividad total de la empresa. Vamos, que nos echaban a la **** calle. El motivo alegado por parte del director para tal drástica decisión era la situación de quiebra económica provocada por la deuda adquirida en el momento en que él mismo se convirtió en único propietario de la editorial en Febrero de 2004, cuando pasamos de ser Ixo Publishing, una filial del grupo francés Ixo, a ser una empresa autónoma, Immpress.

Un par de meses antes de esta operación, en diciembre de 2003, Ixo, en Francia, había presentado una suspensión de pagos, pero al contrario que en España, se intentaron salvar el mayor número de cabeceras y de trabajadores, recolocándolos en otras editoriales (Rock Sound por ejemplo pasó a manos de Cyber Press). El cierre de la empresa francesa significaba que el dinero que ésta debía a su filial española (una empresa rentable durante sus siete años de historia) no iba nunca a recuperarse, poniéndola en una situación muy delicada.

[…]

Por supuesto, el 10 de noviembre ya estábamos intentando buscar una salida para poder salvar una revista en la que creíamos plenamente. Por desgracia, no podíamos hacerlo para dos. Pero decidimos trasladar el espíritu de Very Metal, a un suplemento. Su nombre, 666.

Durante esos días, Cyber Press nos hizo conocer su interés en que el equipo actual siguiéramos adelante con Rock Sound, pero por problemas legales con el registro de la marca en España y, también por su poca agilidad, todo hay que decirlo, decidimos que quizá era mejor otra opción: la de crear nuestra propia editorial (5150) y empezar una nueva revista donde había muerto Rock Sound.

Conseguida la financiación necesaria a través de socios externos, contando con el apoyo de nuestros amigos de Rock Sound UK, y con toda la ilusión del mundo, nos pusimos a trabajar para estar cuanto antes de nuevo en el quiosco. Al fin y al cabo el espíritu de una revista no está en un nombre sino en el nexo entre la gente que la hace y la gente que la lee. Entre nosotros.

[…]

Muchos fuimos los que, al ver lo que tardaba en llegar a los quioscos el número 79, nos empezamos a preocupar. Afortunadamente, la esencia de la revista, lo que de verdad era el espíritu de la Rock Sound, renació de sus cenizas bajo Rock Zone. Pero lo que tenía de nuevo sólo era el exterior. La esencia seguía siendo la misma: hablar de buena música. ¿Gustos diferentes? NO. Inconformismo.

La Rock Sound era una revista para todos aquell@s que no se conforman con lo que escuchan en la radio o ven en la tele. Era una revista para los que quieren ir más allá. Y lo conseguía. Mi “adicción” a este equipo duró aproximadamente dos años, desde que los descubrí en el número de junio del 2002, KoRn en portada.

mi colección de samplers de la Rock Sound

Por diversos motivos, mi seguimiento en su segunda etapa no fue tan longeva. Me pasé a publicaciones de carácter más cinéfilo.

Hoy en día, la Rock Zone sigue dando guerra, para que todos aquellos que no se conforman con lo primero que les echan puedan seguir disfrutando de joyas que el resto del mundo prefiere dejar pasar.

Grande Rock Sound. Y nada más que decir…

  1. Bra'tac

    diciembre 14

    yo nunca he comprado revistas de musica, y muxo menos me e introducido en ese mundo q describes fuera de la MTV (q tampoco la veo) o la radio habitual.Lo mio es mas de: ” e, bratac, escucha esto q igual te mola”, “vale”XD

  2. MaJo

    diciembre 15

    Me pasa parecido que a bratac, no he comprado revistas de música, sí de video juegos y manga anime; me informo más sobre música en la radio y también un poco en internet, pero muy poco, jejeje tu blog esta muy bien, sobre todo lo de Muse ;DSaludos!

  3. Maeglin

    diciembre 15

    Musicalmente hablando sigo un sistema parecido al de Majo y bra´tac, boca a boca, blog a blog, del que tú participaste recientemente con SONATA ARCTICA.;-)Revistas especializadas sólo compro de cuando en cuando de Historia pero el futuro de la prensa escrita está muy Dark. mira lo que ha pasado con el gigante editorial TRIBUNE en USA.

  4. Bigotito

    diciembre 15

    UNA PORRA AL ROCK AND ROLL ( es decir, “hurra al rock and roll”).

  5. Ariane Lazaga

    marzo 1

    @yopichoi
    Antes de nada: bienvenido. La verdad es que le debo mucho a esta revista, descubrí muchos grupos -entre ellos Korn, tal y como comento en la entrada, a los que no conocía hasta ese momento- o Foo Fighters, y el hecho de que trayera cada mes un sampler con canciones de los grupos que aparecían en cada número ayudaba a no volverse loco buscando las canciones por otros medios, aunque ello compensara el precio de la revista -comprensible teniendo en cuenta que ese sampler no era exactamente “gratis”-.

    Ya en su etapa como Rock Zone, como ya comento, no les seguí durante tanto tiempo, e incluso más tarde, cuando dejé de comprarla, descubrí que ya tampoco traían dicho sampler, que era uno de los atractivos.

    Lo dicho, gracias por comentar, y siempre es un placer descubrir a alguien que también conoció esta revista.

    Saludos desde España. 😉

    • yopichoi

      marzo 6

      En esa época no había Spotify, Youtube, Pandora ni nada por el estilo, así que el sampler era muy atractivo; aunque algún día tenía que morir, sobre todo cuando dejó de tener tanto sentido escuchar música en un CD cuando la podíamos escuchar desde Internet.
      Aún así yo también le debo mucho a esa revista. Gracias a ella descubrí varias bandas, pero un caso particular fueron las bandas españolas, las cuales dudo que alguna vez hubiera conocido si no fuera por el sampler ya que al estar yo en otro continente, el acceso a ellas era prácticamente nulo. Algunas de las bandas españolas que recuerdo con cariño haber conocido por los samplers son: Darksound, After-feedback, Hedtrip, Elecktra, Berri Txarrak entre otras.
      Nuevamente, ¡saludos desde México!

  6. yopichoi

    marzo 1

    ¡Hola!
    Yo soy de México y llegué a comprar varios números de esa revista en mi país. ¡Me encantaba! Al igual que tú mi adicción a dicha revista empezó en el 2002 y duró unos dos años. No recuerdo sí en su momento me enteré que la revista se cancelaba y ahora se llamaría Rock Zone, pero sí estoy seguro que nunca compré una revista de Rock Zone (no sé por que motivo).
    Bueno, la verdadera razón por la que me decidí a comentar es que me pareció curiosa tú colección de samplers. Mi colección es más pequeña, pero consiste de 20 de los 27 discos que tú tienes, es decir, ¡empezamos y terminamos a coleccionarla casi al mismo tiempo!
    Me pareció curioso y quise saludar, porque recuerdo con mucho cariño esa revista de hace 10 años, y lo emocionado que estaba al comprar una nueva, leerla y escuchar el sampler.
    ¡Saludos!

  7. […] en el frío mes de noviembre. Entre mis manos, el ejemplar de ese mes de una revista de la que ya hablé por estos lares. Esta publicación, regalaba con cada número de la revista un CD, conocido como sampler entre los […]