Origin of Symmetry: deja el listón muy alto

Origin of Symmetry: deja el listón muy alto

Después de que ‘Showbiz’ viera la luz, Muse empezaba a hacerse un hueco en el mundo de la música, a pesar…


Después de que ‘Showbiz’ viera la luz, Muse empezaba a hacerse un hueco en el mundo de la música, a pesar de que en sus inicios fueran comparados en numerosas ocasiones con otra genial banda; Radiohead.

Sin embargo, con este disco lograron callar las voces que los tachaban como simples imitadores del otro grupo nombrado anteriormente, y a su vez, se consolidaron como una banda a tener en cuenta dentro del mundillo indie.

En este disco, considerado por muchos fans (entre los cuales me incluyo) como el mejor, Matt dejaba más que nunca volar a su vena más melódica, glam y, sobre todo, espacial.

El disco es raro, extraño, podría decirse que está impregnado de la propia esencia de Matt. Al fin y al cabo, él es el corazón de Muse, querámoslo o no.

Matt, como toda genialidad, es un excéntrico de mucho cuidado. Puede que esa excentricidad plasmada en su música sea precisamente lo que hace grande a este disco.

Así, ‘New Born’, el tema que abre el disco, comienza con una melodía de piano que parece sacada de una película de Tim Burton, para después explosionar con un riff que te deja con los ojos como platos.

En un principio, esta canción puede que no “diga nada” pero es de esas que van ganando a cada escucha, y os aseguro que tras escucharla un par de veces más, esta canción se convierte directamente en DIOS.

Le sigue ‘Bliss’ la verdadera culpable de que empezara a prestarles más atención a estos británicos.

En verdad, lo que conocía era el videoclip de la canción; “el video de la canción del tío con el pelo rojo que se va cayendo todo el rato”. Así es como conocí ‘Bliss’. Y cada vez que veía ese videoclip, aumentaba el volumen del televisor.

Hasta que por fin aprendí el nombre del grupo: Muse. Y se me quedaría grabado hasta nuestros días.

Siguiendo con la música “espacial”, la tercera en discordia no es otra que ‘Space Dementia’, en la que la voz de Matt parece que te esté mandando al carajo, o al menos, que lo está haciendo a quien le dirige la canción. Todo desde el glam más absoluto.

Otras, como ‘Citizen Erased’ y su versión del ‘Feeling Good’ se convirtieron casi en unos himnos para todos nosotros.

Aunque si hay que destacar alguna, esa es sin duda alguna, la quinta canción del disco: ‘Plug In Baby’.

Desde que comienza hasta que acaba, los acordes te recorren por todo el cuerpo. Ya desde el primer momento en que comienza ese riff, mueres. Mueres de gusto. Al menos a quienes nos gusta…

Esa canción es muy recomendable. Si gusta, se convierte incluso en adictiva…

Con este disco, Muse se consolidaban como banda a tener en cuenta y dejaban el listón muy alto para superarlo. ¿Lo conseguirían?

Bueno, ese sería otro tema a tratar…

Como botón, aquí os traigo ‘New Born’ y ‘Plug In Baby’, sin duda las mejores del disco:

Y la culpable de todo, ‘Bliss’:

COMENTARIOS

  1. Maeglin

    noviembre 20

    Pues de lo visto quizás coincidamos en valorar este como el disco de referencia no en valde mi primer contacto con MUSE se lo debo a ese Gran Space Dementia en este anuncio..http://www.youtube.com/watch?v=l5zTPWkx4D8Ainss qué finisima y que monisima eva green.XD

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.